Relactancias y Lactancias Inducidas (parte 1)

La Leche Materna, un bien de consumo ilimitado

¿Es posible volver a amamantar a un(a) hijo(a) que ya hemos destetado?
Una madre que jamás ha amamantado o que desea alimentar con su propia leche a su hijo(a) adoptivo(a) ¿puede hacerlo?

En la mayoría de las veces, la respuesta es un Sí. Sí se puede volver a amamantar luego de que la lactancia, por cualquier motivo o razón se haya suspendido; y el éxito que se obtenga, ya sea que se termine alimentando al niño/a de manera parcial o completa con leche materna, dependerá en gran medida de la motivación y la persistencia de la madre en lograrlo, pero también de tener el apoyo suficiente y la información adecuada al respecto. También es totalmente posible que una mujer que no haya pasado por una condición de embarazo previa, pueda producir leche de sus mamas; de hecho existen muchos casos de madres adoptivas que han sido capaces de amamantar a sus hijos no biológicos, al menos parcialmente, por el tiempo que han querido.

Hablamos respectivamente de los conceptos de Relactancia y de Inducción de la Lactancia, históricamente practicados en épocas de desastres o epidemias con el objeto de entregar una alimentación segura a los niños que habían dejado de lactar o a aquellos que habían perdido a sus madres o éstas no podían amamantarlos, y al no haber más alternativas, una amiga o pariente de la familia asumía la responsabilidad de dar el pecho.

Lo maravilloso de todo este proceso fisiológico de la lactancia, es que, afortunadamente su naturaleza va en contra del principio más básico de la economía de mercado. Aquí no entra en juego la escasez de recursos (en este caso, la leche), pues sabemos que si el sistema neuroendocrino de la mujer se encuentra en condiciones saludables, a mayor demanda, mayor será la producción, y esto está única y directamente relacionado con el estímulo de la succión o con el bombeo del pecho (o ambos). En la mayoría de los casos, las madres somos capaces de producir este “bien de consumo” de manera ilimitada, vale decir, la leche suficiente para cubrir todos los requerimientos nutricionales que el niño o niña necesita para su óptimo desarrollo y crecimiento, incluyendo también en esto a las madres que amamantan a gemelos o mellizos. De esta manera es la succión y la extracción de la leche, las que provocan el incremento en los niveles de prolactina y oxitocina, hormonas claves que actúan en la glándula mamaria estimulando la producción y eyección de la leche suficiente para alimentar a uno o más lactantes a la vez.

Relactancia

Decíamos que es el proceso a través del cual una mujer puede volver a producir leche, luego que el amamantamiento ha sido interrumpido.

¿Cómo es posible recuperar o producir nuevamente la leche que el niño requiere?
  • En primer lugar, con mucha paciencia y confianza en uno misma y en que el cuerpo será capaz de responder a la necesidad de alimentar al propio hijo/a.
  • También se requerirá de un buen apoyo tanto en lo emocional, como en lo logístico-doméstico, pues la madre idealmente debe estar disponible para ofrecer el pecho con bastante frecuencia o toda vez que el niño demuestre señales de hambre o interés por mamar.
  • El otro gran componente para obtener buenos resultados, es la estimulación del pezón, ya sea a través de la succión del niño o del masaje y extracción manual o eléctrica de la mama. Para esto último es probable que sea conveniente colocar un poco de lanolina en el pezón y propiciar la frecuencia más que la duración de la extracción. Podría ser más efectivo por ejemplo, extraerse unos 5 a 7 minutos por lado cada 1 a 2 horas, que estar muchos minutos extrayendo en el pecho cada 3 o más horas. La succión por parte del niño/a casi siempre ofrece mejores resultados y la respuesta es mayor durante la noche que durante el día, por lo que es muy importante no suprimir las tomas nocturnas.
  • Mientras se recupera la producción, se debe ir reduciendo poco a poco la cantidad de leche de fórmula que el bebé estaba recibiendo e ir sustituyéndola paulatinamente por la leche materna. Para ello es de gran utilidad el empleo de suplementadores,
    Suplementador casero
    Fuente: http://www.unicef.cl/lactancia/galeria/03.htm

    mediante los cuales se entrega la leche que el niño/a estaba tomando a través de una sonda la que por un lado se introduce en una bolsa, botella o taza con el alimento lácteo y la otra punta se coloca en el pecho materno cercana al pezón, lo que permite proporcionar al lactante un flujo continuo de alimento suplementario mientras está mamando y estimulando el pecho y el pezón. Poco a poco, de acuerdo a los controles de peso del bebé, su estado general y la frecuencia de pañales sucios y mojados, se podrá ir disminuyendo la cantidad de leche artificial para ir supliéndola por la de su propia madre.

  • Por lo general, mientras más pequeño es el niño, más fácil es que se agarre al pecho y logre una buena succión. En niños mayores o que rechazan el pecho habrá que reforzar la paciencia, continuar con la extracción y ofrecérselo en momentos de calma, mimos y juego. Algunos terminarán mamando muy bien y otros probablemente sólo tomarán la leche materna mediante mamadera o vasito.
  • Hacer mucho contacto piel con piel, madre e hijo con torso desnudo, favorecerá la liberación de las hormonas que juegan un rol fundamental en la lactancia materna. Se ha documentado que niños que nunca han sido amamantados o se han rehusado hacerlo, luego de ofrecerles contacto corporal frecuente con su madre, comienzan a amamantar espontáneamente.
  • En algunos casos será necesario el uso de galactagogos que deben ser indicados por médico experto y que si bien no son cien por ciento indispensables, en algunos casos podrán acelerar este proceso.
  • Por último, es necesario saber que en momentos de angustia o de estrés puede verse disminuida sobre todo la eyección de la leche, más que su producción, lo cual será momentáneo y si se continúa lactando, pronto podrá reanudarse normalmente el amamantamiento.

Para saber más sobre Relactancia y Lactancia Inducida, en el próximo post tendrás más información.

Dra. María Inés Arce Valdés

Deja un comentario