Terapia Floral en la Mujer

Terapia floralTexto de Trinidad Errázuriz R.

La terapia floral  es una terapia natural que actúa sutilmente sobre la frecuencia vibratoria de nuestro campo emocional, mental, espiritual  y físico. Éstas no poseen principios activos químicos, por lo que no tienen efectos secundarios. Las esencias florales nos ayudan a despertar nuestra conciencia y abrir nuestros ojos, ayudándonos a reconectarnos con nosotros mismos y volver a nuestro centro. Nos ayudan a desbloquear emociones y elaborar procesos.

Es una terapia preventiva ya que equilibra y armoniza patrones, estructuras mentales y emociones que están en desequilibrio, que con el tiempo pueden convertirse en enfermedades.

Muchísimas enfermedades se gestan en planos emocionales y de la conciencia, pasando finalmente al plano físico como último llamado de atención.

Como dijo el Dr. Bach:

“No hay nada accidental en la enfermedad, ni en su tipo, ni en la parte del cuerpo que es afectada; tal como otros resultados de la energía, sigue la ley de causa y efecto. Algunas enfermedades pueden ser causadas por medios físicos directos, como aquellas asociadas con ciertos venenos, accidentes, heridas y grandes excesos, pero la enfermedad, en general, es debida a algunos errores básicos…

Y así, una curación completa exige no sólo el empleo de medios físicos, eligiendo siempre los mejores métodos que se conozcan en el arte de la curación, sino también el esfuerzo de eliminar cualquier defecto de nuestra naturaleza¸ porque en definitiva la curación viene del interior, del alma en sí, que con su benevolencia irradia armonía a través de la personalidad, cuando se le permite hacerlo…”

Se ve mucho hoy en día en este mundo tan acelerado y cortoplacista, que las personas no se permiten sentir, entender, elaborar o vivir sus procesos de vida; evadiendo síntomas y/o emociones con fármacos que solo alivian momentáneamente el dolor para poder seguir funcionando, rehusando su propio tormento.

Nosotras, las mujeres, tenemos un mundo emocional complejo y nuestra mente está en mil cosas y lugares por segundo. Cumplimos muchos roles en la sociedad y a veces nos exigimos hacer todo a la perfección, lo que nos puede llevar fácilmente al colapso.

Las mujeres somos cuna, cobijo, intuición, receptividad, creatividad, emocionalidad, fertilidad. Somos agua e hijas de la tierra. Al igual que la luna somos cíclicas, por lo que necesitamos aceptar y reconectarnos con la naturaleza cíclica de lo femenino para recuperar nuestra intuición, sabiduría y felicidad.

Las esencias florales nos hacen volver a esa naturaleza, navegando en nuestro mar de emociones pero con las manos en el timón. Especialmente en nuestros ciclos y los periodos de embarazo, puerperio y lactancia donde se viven cambios profundos a nivel físico, psíquico y energético. En estas etapas afloran muchas emociones encontradas y al mismo tiempo difíciles de manejar.

Las flores tienen su propia inteligencia y van aportando en cada persona la paz, calma, sabiduría y luz que necesita la persona para cada fase del embarazo, post parto y lactancia; aportando de forma natural la serenidad para enfrentar, de la mejor manera posible, los cambios, miedos y todo ese cóctel hormonal que llevamos dentro.

Trinidad Errázuriz R.
Terapeuta Floral y Reikista

 

Deja un comentario