La calidad de los estudios sobre el uso de antipsicóticos durante la lactancia

En algunas situaciones clínicas, los medicamentos denominados antipsicóticos o neurolépticos, son indicados para el tratamiento en depresión.

Durante el puerperio (postparto), el uso de uno de ellos; el Sulpiride (más conocido comercialmente como Sulpilan®), está ampliamente difundido entre muchas madres que amamantan, pues uno de sus efectos colaterales es que aumenta la secreción de prolactina y por ende también, la producción de leche. En la mayoría de los casos, su administración se realiza sin prescripción médica (se vende en farmacias sin receta) o bajo una indicación clínica de dudoso criterio.

Si bien está descrito que la sulpirida se encuentra dentro de los medicamentos con bajo riesgo para la lactancia y el lactante, hay estudios que demuestran que se excreta en la leche materna en cantidad moderada y puede generar somnolencia en lo(a)s niño(a)s que amamantan. Por otra parte, la utilidad de la sulpirida como galactogogo (sustancia que estimula la secreción de prolactina, generando un aumento en la producción de leche) ha sido discutida por utilizar metodología cuestionable en los trabajos que muestran esta cualidad.

Un estudio publicado recientemente en el European Journal of Clinical Pharmacology demostró que, de 51 investigaciones publicadas respecto a los efectos que tiene el uso de antipsicóticos durante la lactancia en los menores amamantados, sólo dos de ellos cumplieron los estándares de calidad basándose en las orientaciones de la FDA (Food and Drug Administration) y de ILCA (International Lactation Consultant Association).

En los estudios restantes, donde se evaluaron drogas tales como clorpromazina, clozapina, haloperidol, sulpirida, entre otras, no se calcularon adecuadamente los criterios de evaluación que determinan el paso de estos medicamentos a la leche materna.

Esta revisión determinó que la mayoría de los estudios sobre la seguridad en el uso de antipsicóticos durante la lactancia, no cumplió los criterios de evaluación recomendados, por lo que concluyó que es necesario realizar estudios adicionales para asegurar o descartar la presencia de reacciones adversas de estos medicamentos en el lactante.

El mejor galactogogo siempre será ofrecer el pecho con frecuencia y a demanda del bebé, con un acople correcto. Para ello, antes de emplear algún fármaco, es primordial ofrecer apoyo adecuado a la madre con dificultades en la lactancia, detectar oportunamente las causas fisiológicas o médicas de baja producción de leche, y descartadas estas últimas, potenciar la autoconfianza en la mujer, en que su cuerpo es capaz de producir el suficiente alimento esencial para el normal crecimiento y desarrollo de su hijo/a: SU PROPIA LECHE.

Dra. María Inés Arce Valdés

Bibliografía:

  1. “The quality of lactation studies including antipsychotics” Hummels, H., Bertholee, D., van der Meer, D. et al. Eur J Clin Pharmacol (2016) 72: 1417.
  2. Drug and Lactation Database (LACTMED). CAS Registry Number: 15676-16-1
  3. www.e-lactancia.org http://www.e-lactancia.org/producto/1424

Deja un comentario